Dos metaleros, una botella de raicilla y un domingo libre, el caldo de cultivo para Macuarro.

“Un lugar frío, chiquito y culero” busca mantener la esencia blackmetalera de antaño: directo al hueso. Es un disco espontáneo, compuesto en su gran mayoría por primeras tomas.